Todo pasa por alguna razón en la vida. Si se cierran puertas a cada paso que des, ya se abrirán miles de ventanas con cada brisa de aire nuevo que llegue a tu vida. Si pierdes algún tren, ya vendrán otros que el destino traerá a tu estación. Si te caes y te equivocas, ya te levantarás y aprenderás del error haciéndote más fuerte. Si alguien se va de tu vida, ya vendrán otros mejores que ocupen ese lugar y te hagan olvidar.
Pero sobre todo, si algo se tuerce ya se encaminará hacia donde debe ir. Porque sin un poco de lluvia no hay un arco iris y sin un poco de tormenta no hay una esperada calma y un sol que brille más.

Comentarios

Entradas populares de este blog