Entradas

Mostrando entradas de 2016

2016 Memories nearly completed

Cada vez está más cerca el fin de este año, de este 2016 marcado por el aprendizaje y el crecimiento personal y en todos aquellos aspectos que una persona es capaz de desarrollarse.
En esta época del año toca hacer la ya más que tradicional reflexión de lo vivido, de echar el tiempo atrás y volver a aquel 1 de enero que comenzó un poco tambaleante y sin mucha sujeción, sin un horizonte claro al que me quisiese dirigir sino un camino lleno de bifurcaciones que me llevarían poco a poco a conocerme un poco más a mí misma.
Ha sido una continua montaña rusa de emociones las que he vivido este año, de en un instante sentirme en la cima del mundo y al segundo siguiente sentirme en el más profundo de los pozos. De tropezar sobre la misma piedra pensando que todo al final cambiaría, de hacer oídos sordos de consejos por guiarme por mi corazón aún sabiendo que acabaría herida.
Un viaje breve, intenso, lleno de nuevas experiencias, de viajar sola, de encontrarme, de ayudarme.
Ha sido una primer…

New adventures coming soon

Hola pequeños piltrafillas del mundo en general, hoy no traigo nada que me salga de dentro para mostrar sino que os traigo un nuevo blog de moda, maquillaje, lifestyle... que está comenzando pero el cual tiene muy buena pinta además de brillar por su constancia.
Os espero al otro lado de la pantalla en: http://attitudekillsfashion.blogspot.com.es/
Hay ocasiones en las que ni tú mismo puedes describir como te sientes, días en los que el más mínimo detalle puede hacer que tu día se convierta en un día que desearías acabase pronto, días en los que no sabes exactamente qué ocurre pero sabes que algo anda mal.
Días en que solamente deseas estar solo, huir lejos y desconectar, en los que te sientes sobrepasado por todo y por todos.
No siempre todo es del color de rosa, no siempre la gente tiene una sonrisa en la cara, somos personas, somos humanos, todos tenemos días malos en que no queremos saber nada de nadie y que todo nos afecta sobremanera.
Ojalá no tuviésemos que vivir días en los que te sientes de más, o de menos, pero es que la vida es así, no tienes nada que hacer contra ello, solo puedes aprender a bailar la vida y dejar que las cosas fluyan, pues poco a poco todo acaba volviendo a su lugar como cuando tiras de un chicle intentando romperlo pero vuelve a su posición inicial.

Serendipity

Todo lo que nos ocurre es por una razón. Al final todo tiene su por qué aunque aún no seas capaz de verlo claramente ahora. 
A veces, tenemos que caernos para poder divisar las cosas que de verdad nos están ocurriendo alrededor y que parecía que estábamos cegados por algo que nos impedía ver más allá y avanzar.
Es a partir de los fallos, los errores, las caídas... que logramos aprender, reponernos y levantarnos más fuertes y con los pensamientos más ordenados y más claros que antes. Es a partir de los malos momentos, de las rachas de viento que soplan en contra, de las decepciones de personas que creemos importantes, que logramos darnos cuenta de quién de verdad permanece pese a todo a nuestro lado para ayudarnos, apoyarnos y si es necesario, levantarnos. Y son todas esas personas, las que cuentas con los dedos de una mano, e incluso sobran, las que de verdad puedes considerar importantes en tu vida.
Puede que ahora no te des cuenta de por qué te ocurren ciertas cosas en la vida, pero co…

Decepciones

¿Qué es una decepción más que una expectativa que tenemos sobre alguien y resulta no ser cierta, o quizá no?
A veces me pregunto si cuando alguien nos decepciona es realmente culpa suya o es simplemente nuestra por esperar que ciertas personas actúen de una u otra forma por ti, al igual que tú lo podrías llegar a hacer por ellos.
Creo, honestamente, que puede que las personas tengamos expectativas, pero también creo que podría llamarse como tal simplemente a aquellas ocasiones que se espera algo de más. Pero en algunas situaciones, es un mínimo de humanidad o de preocupación que un amigo, pareja, o familiar debería tener respecto a otra si es verdadero eso que dice sentir hacia ti.
En los buenos momentos, es muy fácil que las personas permanezcan a tu lado, que podáis reír y bromear cuando no existen problemas. En cambio en la amistad, el amor en pareja o en familia, no se trata solamente de estar en esas situaciones sino permanecer y apoyar cuando la vida se tuerce, cuando ocurre alg…
La gente suele decir que las personas no cambiamos, pero siento decir que mienten, porque si alguien me pregunta si sigo siendo la misma persona que hace unos meses les diría que no, que ni de lejos soy la misma persona.
Hace unos meses no valoraba lo que realmente es importante de la vida, y permitía que pequeñas cosas me ahogaran en un vaso de agua en el que podía mantenerme a flote sin problema. No valoraba que calidad es mejor que cantidad, que a veces las personas se van porque ha de ser así, porque por mucho tiempo que alguien lleve en tu vida a veces es necesario dejarles ir.
Aprendí, que el fin de algo no significa el fin del mundo, que nadie es imprescindible en tu vida y que nadie te va a querer más que tu mismo,que debes aprender a valorarte y darte la valía que posees y nada más ni nada menos que eso.
Hace unos meses estaba cegada, y es que, a veces no nos queremos dar cuenta de lo que estamos haciendo, o mejor dicho, de lo que nos estamos haciendo, dándonos golpes una y o…
Porque es en los momentos en los que el viento sopla fuerte en tu contra y te impide avanzar, en los que de verdad debes mostrar tu valía, mostrar que ni el viento más huracanado logrará derribarte. Mostrar que simplemente te pondrá contra las cuerdas para probarte, para probar que eres más fuerte que eso y que puedes sujetarte con tanta fuerza que ni el mayor de los huracanes ni tornados logrará llevarte volando lejos de tu objetivo.
Y es que, para a pensar por un segundo, respira hondo y piensa en todo lo que aprendes gracias a ello. Aprendes a hacerte fuerte, a crecerte ante las adversidades y a conseguir probar a todos, pero sobre todo a ti mismo que puedes con todo lo que te propongas pese a todo. A probar que ni el mayor de los obstáculos que el destino decida poner en tu camino impedirá que llegues a la meta, pues quien algo quiere, algo que le cuesta y es que a nadie le viene dado nada sin luchar antes por ello.
Por eso, lucha, continua y avanza, pero nunca te detengas, aunque…

Me niego

Me niego a creer que somos la generación perdida, me niego a pensar que somos la generación que no quiere relaciones, que no quiere comprometerse con nada ni con nadie. Me niego.
Yo creo en la generación encontrada, aquella que nada se la ha dado por hecho sino que ha tenido y tiene que luchar para lograr aquello que anhela, aquella que cuando empieza algo se compromete con ello y no parará hasta que acabe.
Creo en la generación que no se rinde, que por muchas piedras que nos pongan en el camino día tras día, aún seguimos en pie y si en algún momento consiguen hacernos caer, nos volveremos a levantar más fuertes que nunca.
Somos una generación de valientes, de valientes porque somos la generación que nos ha tocado salir ahí fuera a buscarnos la vida, a vivir nuestra vida, con una mano delante y otra detrás, a veces en nuestro propio país lejos de los nuestros, y otras en otros países lejos de nuestra gente.
Soy de la generación de la tecnología, de los mensajes de whatsapp y los "…
A lo largo de nuestra vida llamamos a un sin fin de personas "amigo", pero parándote a pensar, ¿en verdad crees que todos a los que llamas amigos realmente lo son?
Muchas veces nos quedamos en que por el tiempo de amistad que lleváis es suficiente, pero una amistad necesita de cuidados, y es una cosa de dos, pues si solo una persona intenta sacarla a la flote, probablemente logre que flote por un rato, pero con el tiempo acabará agotando sus fuerzas y se hundirá.
En ocasiones, es bueno alejarte un poco de tu rutina, huir, ver todo desde lejos y descubrir quien de verdad se preocupa por ti, y es que, no todos los que llamaste amigos se preocuparán de cómo te va la vida, pero no has de estar triste por ello, las cosas igual que empiezan tienen un punto y final, da gracias porque al menos no seguirán estorbando y dejarán sitio a otros amigos que vendrán, y de verdad darán sentido a lo que la amistad de verdad significa.

Comete el mundo

Tú, si tú, la persona que está al otro lado de la pantalla leyendo esto que una chica cualquiera le ha dado por escribir, deja de mirar la pantalla del ordenador y sal ahí fuera, explora el mundo que te rodea y vive, sonríe a la vida y a la gente que te encuentres a cada paso porque la gente puede que no recuerde ni sepa quien eres, pero lo que es seguro es que recordarán como les hiciste sentir y es que ser amable y sonreír no cuesta nada.
Deja de pensar tanto las cosas, no es necesario dar tantas vueltas a tus pensamientos como si necesitasen ser centrifugados, atrévete a saltar al vacío sin paracaídas, sin seguro, sin tener la más mínima idea de lo que te depara el otro lado.
Búscate la vida, todo lo que quieras lograr, luchalo, ve por ello, pero no te quedes sentado esperando que llegue porque, siento decirlo, nunca lo hará, así que haz que lo que quieres suceda, a grandes pasos o en minúsculos movimientos pero hazlo.
Sal de tu zona de confort, no sabes, no tienes ni una mínima ni…

Perderte.

He oído en un sin fin de ocasiones la frase de "primero tienes que perderte para encontrarte a ti mismo", y he decidido llevarla  a la práctica, he decidido que quiero perderme en un lugar totalmente distinto, he decidido salir de mi zona de confort y vivir, porque no sabemos la cantidad de experiencias nuevas que nos perdemos por querer seguir en nuestra zona de confort, donde nos encontramos seguros y sin ningún problema. He decidido, saltar al vacío, probarme, saber hasta donde puedo llegar y jugármela.
He decidido perderme para poder encontrarme, para poder ver todo desde una perspectiva diferente, para ordenar mis pensamientos y para poder volver, después de un tiempo perdida, con las ideas claras, los pensamientos ordenados, ser más fuerte y crecer en todos los ámbitos posibles en los que puedes crecer.

Observo a la gente desde las alturas de la azotea más alta, del edificio más alto, de la calle más concurrida de este lugar llamado mundo, en el que cuanto más tiempo paso en él, más cuenta me doy de que la gente hoy en día solo tiene prisa, todos los ciudadanos de este lugar llamado mundo corriendo de un lado para otro, concentrados en sus móviles, en sus agendas apretadas de cosas que hacer, en las llamadas de teléfono de esta o aquella reunión importante que puede decida su futuro, de miradas perdidas en el horizonte sin rumbo fijo salvo el de llegar pronto al siguiente punto de su ruta.
Gente que no para a disfrutar de las pequeñas cosas del día a día que se les ofrece porque están demasiado ocupados mirando a un punto fijo en la nada y no pueden apreciar lo que la vida les regala cada día. Detente un momento, respira hondo, mira a tu alrededor y podrás encontrar millones de cosas que cambien tu día, porque los pequeños detalles son los que cuentan, y esos detalles, están en donde…

Ahora o nunca.

Hay momentos en los que tu mente grita tan alto, tus pensamientos están en lo más alto de la montaña, que crees que todo el mundo que está alrededor podrá oírlo.
Momentos en los que tantas palabras se cruzan en tu mente a un ritmo frenético que simplemente necesitas tener algo cerca para poder escupir todos tus pensamientos.
Muchas veces oirás que no es el momento adecuado para hacer esto o aquello, pero si no es ahora, si no vives ahora, ¿cuándo será ese momento? ¿cuándo  será el momento indicado?
No quiero pasarme mi vida arrepintiéndome de las decisiones no tomadas, de los riesgos no asumidos, de los sentimientos no experimentados, de las anécdotas no vividas... No quiero ser de esas personas que cuando echan la vista atrás no tienen nada que contar por escuchar palabras de gente que les decía que no podían, que no debían, que no era el momento adecuado, pero no voy a hacerlo. Si quieres algo, lucha por ello, corre hacia ello, no pares hasta conseguirlo, no pares hasta conseguir t…

Vive

En la vida no hemos venido a pasar de puntillas, hemos venido a vivirla, a exprimir cada gota de ella hasta que no puedas más. Hemos venido a dar el 200% de nosotros mismos, hemos venido a reír, a llorar, a bailar, a cantar, a sentir...
En la vida, hemos venido a acabar con cicatrices, que esconden lecciones y recuerdos, a acabar con marcas por todo el cuerpo de los grandes momentos, a acabar con el que dirán y perseguir y luchar por nuestras metas, por nuestros sueños.
En la vida hemos venido a vivir de extremos, a no vivir de medias tintas que se borren con el tiempo.
En la vida, simplemente, hemos venido a vivir.
Att. @rakelhe

Marcas en la piel

¿Cómo consigues olvidar a alguien? ¿Cómo logras borras una persona de tu vida? O mejor dicho, ¿como eliminas toda estela de un recuerdo que cierta persona dejó en ti?
Los consejos que posiblemente te den sean parecidos a frases tan "míticas" como: no eres tú, soy yo; no es tu culpa, soy yo que no estoy preparado; si hubieses aparecido en otro momento todo sería distinto; o la mejor de todas, yo te quiero muchísimo igual, no eres una más para mí. Si, me refiero a esos consejos de sal, mantente entretenida, ten tu cabeza ocupada, aprende un idioma nuevo, lee libros, escucha música, aléjate, borra todo lo que te recuerde a ese alguien especial y que no vuelva a aparecer. Pues bien, esos consejos, no sirven para nada, ninguno de ellos te ayudará a olvidar a esa persona y es que, todos esos consejos solo sirven para tu mente, tus pensamientos, y sí, puede que consigas engañar a tu cabeza y mantenerla entretenida para que no piense demasiado, seguramente lo logres, pero... ¿Realme…

Adiós medias tintas

Y vivamos de extremos, que los términos medios y las medias tintas ni nos sirven ni nos agradan. Nunca he sido de aquellas personas a las que no les vale con una amistad a medio fuelle, de un amor con medias tintas, de un trabajo cutre o medio. Siempre he dicho que los medios no han sido lo mío, siempre he preferido dar lo máximo de mí y lo que suele pasar en estos casos es que al final quedas al mínimo de combustible para continuar pero solo es cuestión de rellenar el depósito y volver a rodar como el primer día.
Muchos dirán que los extremos nunca fueron buenos, pero, si no fuese por los extremos ¿cómo sería tu vida? ¿no seria algo triste y aburrida, algo monótona quizá? En cambio, quizá viviendo de extremos y dando todo lo que tenemos y podemos consigamos ser la mejor versión de nosotros mismos y alcanzar lugares que nunca antes habíamos siquiera imaginado.
Haz lo que te apasione, da todo de ti y nunca dejes de creer que lo peor se va a quedar y nunca se va a ir...

New Beginnings

Todo comenzó como comienzan las cosas que no tienen mucho sentido, de improviso y sin que te lo esperes...
Un nublado día de septiembre de 2003, Helena se disponía a comenzar su nueva vida después de varios meses escondida en la penumbra de la soledad y del miedo, se decidió a abrir sus alas y echar a volar...
La vida de Helena no había sido de las peores, pero tampoco de las mejores,  digamos que simplemente en su camino tuvo que hacer frente a unas cuantas piedras que quisieron hacerla caer pero que al final no lo lograron.
Tocaba empezar de cero, cambio de aires, cambio de vida, un lugar nuevo, personas nuevas a las que conocer, de lejos la perspectiva no estaba nada mal, ¿Verdad?
Helena iba caminando hacia su nueva vida, cuando algo, o más bien alguien, se cruzó en su camino, y aunque ella aún no lo sabía, pondría su mundo patas arriba...


Efímero

Dicen que en la vida, nada dura para siempre, que nada es eterno y por lo tanto, todo tiende a su fin que puede ocurrir más tarde o más temprano, pero que al fin y al cabo ocurrirá...
Cuando llega ese fin, y es hasta el último instante cuando logras aceptar lo que está pasando, hasta el último instante piensas que todo se trata de una especie de pesadilla extraña que juega con tus pensamientos...
Llegó el fin, eso es todo, se acabó, y es ahí cuando los recuerdos corren por tus mejillas, todos los momentos que se fueron con esa persona y que nunca volverán, pero que permanecerán en tu memoria encerrados bajo llave para que no logren escapar.
Las despedidas, y los finales, cuando son para siempre, nunca me gustaron, pero por ello nunca será el final mientras todos esos recuerdos y momentos vividos permanezcan encerrados en mi memoria, nunca se irán, nunca se olvidarán.

Paulo Coehlo

Imagen

Reflexiona.

Cuando miras a través de la ventana, con la única compañía de una taza de café y un buen libro, o quizá un ordenador para escribir, te vienen a la mente cientos y cientos de pensamientos tan diversos como simples y complejos, un coctel en el cual se mezclan memorias, recuerdos, personas, canciones... Un coctel, que cuanto más lo tomas, más se te nubla la mirada, más aparecen esos pequeños ríos que rozan tus mejillas por un "tonto" recuerdo o pensamiento que se te metió en el ojo, y como molesta...
Un cúmulo de cosas que se mezclan en tu cabeza, y te hacen pensar, y pensar, y replantearte muchas cosas acerca de tu vida, del camino que has recorrido, del punto en que te encuentras, de las encrucijadas de las que debes salir, del camino que aún queda por recorrer... Y suele ocurrir, en estos momentos, que se une a la fiesta una compañía más, la nostalgia, la tristeza, la alegría y es cuando pareces una loca mirando por la ventana, mientras lloras desconsoladamente y ríes a carc…

Problems.

El problema de todo comienza cuando pones altas expectativas en alguien que sabes no será capaz de cumplir, y es ahí cuando vienen el resto de problemas, las decepciones, las discusiones... Pero, en realidad, de quien es el problema en el momento en que las decepciones y las discusiones llegan, es de la persona que te ha decepcionado o quizá no es sino tu culpa por esperar demasiado de alguien. Y, es que, en muchas ocasiones pensamos que todo el mundo actuará como tú lo harías, que se comportarán como tú harías, que si alguien estuviese mal irías sin pensarlo ni dos milésimas de segundo a apoyarle y ayudarle con una sonrisa y un abrazo, y el problema llega cuando esperas a que eso mismo ocurra cuando tú eres ese alguien.
Entonces, ¿tiene esa persona realmente la culpa? Quizá si, nadie lo discute, pero quizá no es más que tuya por haber esperado que la gente actuará como tú, o que harán lo que esperas que haga, porque  por suerte o por desgracia, las personas aún no tenemos el "su…

Yo no debo nada a nadie

Todo el mundo tenemos nuestros momentos de debilidad, nuestro momento de rebosar el vaso y decir "Se acabó, mi paciencia y mi límite se termina aquí y ahora mismo." y no por ello somos mejores o peores personas que otras, sino que simplemente nos hartamos de aguantar actitudes y desprecios que no creemos merecer ni merecemos.
La gente a tu alrededor dice no ser la culpable y suelen acarrear los problemas de tu vida a ti mismo, que la situación en la que estás sola y únicamente la has provocado tú y se creen además, poseedores de la razón y la verdad sobre todo, dejándote a ti por menos o menospreciando lo que haces.
Todos, y sino es así que alguien lance la primera piedra, hemos vivido uno de estos momentos y cuando lo único que necesitábamos era a alguien, no lo hemos encontrado, y cuando lo único que necesitábamos era un abrazo, nadie nos lo ha dado, y cuando lo único que necesitábamos era un todo va ir bien, no lo escuchamos en boca alguna. Pero cuando el vaso rebosa, si …
A lo largo de nuestra vida pasan a nuestro lado un sin fin de trenes, de nuevas oportunidades, de las que dejamos escapar la gran mayoría.
Todas esas oportunidades que dejamos escapar entre nuestros dedos, esos trenes que creímos sin parada, esos barcos que nunca llegarían a buen puerto, día tras día nos acaban atormentando. No dejamos de pensar en que hubiera pasado si...o y si hubiese hecho esto o lo otro... Esta indecisión es la que provoca las noches de insomnio, las horas y horas dando vueltas en la cama porque los pensamientos suenan más alto que tu propia voz.
Siempre pensamos constantemente en y si hubiese cogido esa llamada, y si no me hubiese ido ese día, y si me hubiese intentado quedar...
Nunca en tu vida podrías pensar que hasta la más pequeña de las decisiones que tomamos en nuestro día a día podrían llegar a cambiar de una forma tan radical, en algunos momentos, tu vida. Pero ahora, te das cuenta de todo ello, de que los pequeños detalles cuentan, que las pequeñas decis…
Cada persona es un mundo, y cada persona esconde su propio mundo.
Todos tenemos un lugar especial al que nos gusta huir y escapar de vez en cuando, cuando sientes que el peso del mundo sobre tus hombros es demasiado para seguir soportándolo, cuando sientes que el mundo se te viene encima y todo te queda grande. Ese lugar en el que simplemente pones tu música favorita, cierras los ojos, desconectad y echas tus problemas a un lado.
Un lugar donde puedes desahogarte perfectamente sin que nadie te pueda molestar, sin nadie que te diga nada ni te juzgue, donde los problemas dejan de existir para dejarte solamente a ti y a tus pensamientos por un rato a solas.
Es un lugar al que sabes que por muchos años que pasen, cuando necesites un tiempo para ti mismo, acudirás sin dudarlo un segundo para detenerte a pensar, ordenar tus pensamientos y volver a empezar.
Los puntos suspensivos y sus secretos.
Muchas veces, cuando no nos apetece dar explicaciones, no estamos contentos con algo o simplemente no sabes cómo expresar tus sentimientos en ese instante concreto de tu vida, acudimos a la ayuda de unos puntos suspensivos. Unos puntos suspensivos que esconden los secretos de cada persona, lo que de verdad querríamos decir pero no decimos por miedo a consecuencias, que esconden un huracán de sentimientos y emociones, de recuerdos y momentos que quizás no queremos desvelar, pero queremos tener en cuenta.
Unos puntos suspensivos a los que recurrimos a lo largo de nuestra vida y que al final solo son una mínima explicación de lo cansados que nos encontramos y de que no deseamos hablar más con esa o esas personas que nos llevan a utilizarlos.
Cuando algo acaba siempre nos queda esa sensación de fracaso, de metas no logradas, de sueños no cumplidos, de promesas incumplidas... Pero, no solo existe esa sensación sino que al cóctel se le suma un mar, o más bien un océano, de dudas, de todas aquellas preguntas sin respuesta que rondan tu cabeza en cada segundo del día, que aparecen de repente sin previo aviso y te descolocan para el resto del día. Empiezas a preguntarte qué hubiese pasado si hubieses hecho las cosas diferente, de una u otra forma, que hubiese pasado si nada hubiese acabado, hasta dónde podrías haber llegado o desde cuando debía de estar terminado. Y lo peor de todo el cóctel, es cuando ese punto que debería ser final se convierte en unos puntos suspensivos que hacen que tu cabeza no para de dar vueltas y que no te hace nada bien. Unos puntos suspensivos que aparecen cuando todo parecía volver a estar bien, en el sitio donde debía de estar, para cambiarlo todo y que te hacen dar cuenta de que te estabas engañand…
A lo largo de mi vida siempre me he movido por sentimientos, por impulsos, por lo que quería de verdad en ese momento sin pararme mucho para pensar sobre todo lo que estaba haciendo.
Siempre he sido de las que piensan que de nada sirve arrepentirse, y menos aún quedarse con las ganas. He sido de las que se mueve por impulsos del momento, que hace lo que la apetece cuando la apetece sin pararse a pensar en nada más que en lo que está viviendo.
He de decir, que esto no siempre me ha traído enormes momentos y ha sido del color de rosa, también me ha traído más de un quebradero de cabeza pero pese a todo, sigo pensando que si tuviese que volver atrás daría todos y cada uno de los pasos que he ido dando porque aunque me mueva por impulsos, también lo hago por sentimientos y por lo que de verdad quiero y cuando haces las cosas de verdad, de corazón, no hay nada malo en ello.
Puede que haya decisiones que no hubiese debido tomar, o situaciones que debiese evitar, pero al final del día, piens…
Siempre me he preguntado qué es lo que se siente cuando consigues algo que te propones, cómo es esa sensación de satisfacción con uno mismo por el trabajo bien hecho que lleva  a conseguir unas metas marcadas anteriormente.
Y es que, cuando consigues aquello por lo que has luchado, por lo que te has esforzado cuando lo tienes, cuando puedes palparlo,  la sensación de orgullo y la mezcla de alegría y adrenalina hacen de ese momento un momento único en el que la única reacción posible es lanzar un grito al aire, un grito de satisfacción, de trabajo bien hecho que consigue unos frutos, un grito de desahogo por haber avanzado un poco más en el camino marcado.

Mucha gente, pocas personas.
En la sociedad que vivimos actualmente no veo un mínimo razonable y optimista de personas, solamente logro ver gente que pasa delante de otra gente con prisa, mirando a los demás por encima del hombro como si ellos se tratasen de dioses venidos del mismo Monte Olimpo, cuando en realidad no son más que eso, gente.
Gente que se ríe ante la desgracia de los demás, gente que le importa más su propio interés que el resto de gente que hay a su alrededor, gente que pisa y mata a otra solo para lograr los objetivos que se propone, gente a la que parece la cuesta mostrar un simple gesto de compasión con lo que ocurre en el mundo, gente que vive más pendiente de cómo lucen ese día que de cómo lucen en su interior.
Cada vez que veo el telediario, leo el periódico o salgo a la calle me pregunto si algún día esa gente se dará cuenta y cambiará, si algún día nuestros hijos, nuestros nietos o quien sea podrá ver una sociedad de más personas y menos gente.
Cada paso que des en la vida, dale seguro de lo que haces y sintiéndolo de verdad porque siempre que hagas algo de corazón, sintiéndolo no será nunca en vano ni será algo de lo que te puedas llegar a arrepentirte de aquí a un tiempo. Aunque, que hagas algo de corazón y lo sientas así y no te arrepientas no quiere decir que no esté mal hecho o que debas dejar de hacerlo porque debes a veces no actuar solo de corazón sino también echar un vistazo a lo que tu cabeza te dice.
Mucha gente intenta decirte qué camino debes seguir a lo largo de tu vida, intentan decirte qué debes hacer para que todo vaya "bien", pero no se dan cuenta que si hicieses caso a todo lo que dicen nunca aprenderías porque solo aprendemos en base a los errores propios, a los errores que cometemos nosotros mismos. Pues nunca hubieses aprendido a escribir solamente escuchando como debes hacerlo sino que aprendiste a base de práctica y de fallar y de equivocarte.
La vida al fin y al cabo, se trata de eso de tropezar y levantarse para crecer más fuerte y madurar, aprender para no volver a cometer los mismos errores y por ello me alegro de no haber escuchado a aquellas voces que me decían cual era el camino correcto que debía seguir y simplemente haberme dejado llevar y crear mi propio camino.
¿Quién inventase una máquina de teletransporte para poder visitar a aquellos a los que tienes demasiado lejos y deberían estar demasiado cerca?
Porque a veces ocurre, que cuando menos te lo esperas aparece alguien que termina convirtiéndose en alguien muy importante para ti, para tu vida, que el destino decidió juntar en un momento de vuestras vidas y él mismo fue quien decidió que después de unos años volvieseis a encontraros y volver como si ni una milésima de segundo hubiese ocurrido.
Muchas veces no necesitas conocer a alguien en persona para que se convierta en tu confidente, en una extremidad más de tu ser y que sabes que si caes, no caerá contigo sino que te sostendrá y te ayudará hasta que decidas levantarte de nuevo.
Esas personas valen demasiado la pena pues en poco tiempo se convierten en un todo, en una hermana, en un hermano, simplemente se vuelven parte de tu familia.
Y puedes pensar que la distancia puede ser un enorme impedimento para que la amistad continúe, que la di…
Soñar que vuelas tan alto que crees poder alcanzar las estrellas, que logras acariciar levemente las nubes mientras observas todo alejarse desde las alturas. Vuelas tan alto que todo el mundo se pregunta cómo lo consigues, tanto que ni la ciencia logra encontrarle explicación. Sigues volando, y cuando te detienes y miras hacia abajo, te encuentras con la soledad pero también te encuentras con la única compañía de tú y tú misma, y nadie más. Y justo en ese instante, en el que observas todo desde la distancia comprendes, comprendes que después de mucho tiempo buscándote, después de mucho tiempo estando perdida al fin consigues encontrarte, descubrir a dónde perteneces y con quién. Muchas veces no nos damos cuenta, pero hay ocasiones en las que para poder encontrarse a uno mismo y darse cuenta de lo que realmente quiere de su vida, ha de perderse mucho antes, alejarse y olvidarse de todo para poder continuar tu camino hacia delante. Y de repente, sin explicación alguna vuelves a la reali…
Mucha gente a lo largo de su vida dice dejarse llevar por el Carpe Diem, por vivir el ahora, por vivir el momento y no pensar en lo que vendrá después. Pero, luego, ¿cuánta gente de verdad lo lleva acabo y deja que todo fluya?
Pues cuando ya no te queden fuerzas para moverte y decidas hacer la última balanza, dime, qué pesará más, ¿todo aquello a lo que decidiste tirarte de cabeza sin pensar en las posibles consecuencias que acarrearían esas acciones aunque luego te arrepintieses de ello? O quizá, ¿pesará más todo aquello que decidiste evitar a toda costa, todo aquello que alejaste de ti viendo como se escapaba entre tus dedos por miedos absurdos que sobrevolaron tus pensamientos, pero de lo que ahora te arrepientes por no haberte tirado de cabeza al precipicio y ver qué te deparaba?
Debemos aprender que de esta vida nadie se salva de sufrir, de caer, de equivocarse, y siendo así, ¿por qué no dejarnos sorprender por lo que nos depare la vida? ¿por qué levantarnos tras cada caída y apr…
Querida Claire: " Y " y " Si" son tres letras que en sí mismas no suponen ninguna amenaza, pero si las colocamos juntas, una al lado de la otra, podrían atormentarnos el resto de nuestra vida: ¿...Y si?, ¿...Y si?
No sé cómo terminaría su historia, pero sí que sintió un gran amor, porque nunca es demasiado tarde, si entonces fue grande, ¿por qué no iba a serlo ahora? Solo le falta valor para seguir a su corazón.
No sé que se siente al amar como Julieta, un amor por el que se abandona a los seres queridos, un amor por el que se cruzan océanos, pero quisiera creer que si alguna vez lo siento, tendré el valor de aprovecharlo. Claire, si usted no lo hizo, espero que algún día sí lo haga. Con todo mi amor, Julieta.

Microrelatos

Soñaba que se precipitaba a un vacío infinito del que no lograba salvarse. Entonces, intentó despertar pero descubrió que ya lo estaba.

____________________________________________________________________________

Tenía todo lo que un hombre puede y desea tener, pero aún así no era feliz, pues todo lo que le rodeaba era una gran mentira que lo ahogaba cada día más.

_____________________________________________________________________________

Sentía la soga al cuello, notaba como el hilo sobre el que pendía se movía bruscamente, y cuando creyó que sería el final, ella le salvó.

______________________________________________________________________________


Aprendí a ser un animal nocturno, a vivir más de noche que de día, a reír cuando en verdad solo quería llorar, a salir por la puerta a comerme el mundo sin pensar si volvería o no. Sin quererlo me hice de piedra, sin saberlo empecé a morir por dentro, muy lentamente, maté a mi alma de no poder alimentarla.
Si tuviese el poder de parar el tiempo, sabotear los silencios que se introducen en mi vida, si lograse mandar en mí misma.
Yo no quiero querer si no me quieren, no quiero ser una presa más de nuevo que pende de un hilo y que se encuentra esperando el final mientras todo se desvanece a su alrededor poco a poco.
De la vida aprendí, que hay que caer y volver a hacerlo, para levantarme en silencio como ya hice antes, sin lágrimas solo con una sonrisa.
Cada noche que pasaba ella se preguntaba que era lo que hacía mal cada segundo que pasaba con él, ella pensaba que quizá eran invenciones suyas y todo era perfecto, y que cuando se separaban no podían vivir el uno sin el otro y se extrañaban, también creía que cuando volvieran a verse todo sería como si nunca hubiese ocurrido nada y ella diría hola, y él la abrazaría fuertemente mientras susurraba a su oído "te extrañé tanto..."
Lo bueno de todo aquello es que solo eran meras invenciones que ella hacía en su cabeza por lo que podría suceder todo lo que deseara, pero luego llegaba el momento de darse de bruces con la cruda realidad de que nada es perfecto, y de que nada ocurre como deseas por el mero hecho de que lo sueñes así.
La lluvia caía levemente rozando sus frías mejillas mientras ella permanecía inmóvil disfrutando de la única compañía de la naturaleza y la lluvia. Nunca logró comprender por qué la gente odiaba tanto la lluvia, no sabía si los raros eran ellos o si en verdad se trataba de ella, lo único que sabía es que no había placer mayor en el mundo para ella que sentir la lluvia precipitándose y acariciando su piel como frías caricias.
En el fondo, lo único que necesitaba era un abrazo que le hiciese sentir que todo estaba bien, que nunca ocurriría nada porque él estaría allí para protegerla. Solo necesitaba saber cuál había sido el motivo para que dos personas que fueron todo acabasen siendo nada, necesitaba saber qué había hecho mal, y cuanto más tiempo transcurría sin saber la respuesta a esa pregunta que tanto la atormentaba día y noche más negro se hacía su interior.
No podía soportar la idea de no poder hacer nada para cambiarlo, de no lograr que por una vez se sintiese orgulloso y fuese esa persona que está en primera fila aplaudiendo sus logros hasta el final en vez de marcharse entre las sombras en los momentos más importantes.


Reflexiona un poco

¿Qué pasaría si mañana fuese el último día que pasases en al tierra? ¿Qué pasaría si todos los planes de futuro se redujesen a unas pocas horas? ¿Qué pasaría si fuese tu última oportunidad de vivir el momento? Dime, ¿qué pasaría?
Si mañana todo se acabase y se esfumase, si mañana no quedase nada de lo que preocuparse, si no hubiese un futuro cercano, ¿te irías satisfecho con lo vivido hasta ahora, o, por el contrario, cambiarías algo de tu vida de lo que no estás contento?
Y si te quedasen apenas unas horas, no hay tiempo, solo el justo y necesario para disfrutarlo con las personas que quieres y de verdad te importan, ¿tienes a todas a tu lado?
Si fuese tu último día, ¿realmente lo vivirías de verdad, intensamente, sin pensar en posibles consecuencias, solamente haciendo lo que realmente te hace feliz, estando con quien eres feliz y dejando atrás todo lo demás?
Quizás, simplemente vivirías un día de monotonía más sin arrepentirte de las decisiones tomadas, de los conflictos que quedar…

Todo lo que tengo

Imagen
Hace poco tiempo que tú te marchaste, no sé por qué tanto te echo de menos si somos amigos, solamente amigos.
No sé que me pasa, que me ha sucedido.
Que triste, muy triste tengo la mirada tanto que la gente me dice qué pasa y a ellos les digo que he enloquecido por alguien que nunca hubiese creído.
Todo lo que tengo a ti te lo doy, si me dices ven yo contigo me voy. Tenerte yo quiero, llenarte de besos, decir que te quiero.
Cuento los segundos que te tengo lejos, mi mente despierta y me siento muy lento. Pensar en tenerte, mira lo que siento quién fuera tu risa y quién fuera ese beso.
Espero y espero sin ver el momento de estar junto a ti, decirte lo que siento. Se juntan los días, las noches, los sueños y en mi corazón se enredan los momentos.

Breve Historia

Era una noche oscura y lluviosa de otoño en el barrio de Manhattan, cuando Linsey volvía del trabajo andando pues perdió el último autobús que llevaba a su casa. Estaba a un par de manzanas apenas de llegar cuando empezó a notar una extraña sensación que la invadía el cuerpo, como si alguien estuviese respirando en su nuca, presentía como que alguien la seguía y llevaba haciéndolo largo rato unas cuadras más atrás.
Linsey empezó a pensar en las advertencias que su madre le había dado cuando le contó que se mudaba a la gran ciudad, pero ella hizo caso omiso a su madre y a sus advertencias. Tal vez, si le hubiese hecho caso en aquel momento, no hubiese ocurrido lo que más tarde en el día ocurriría...
El nerviosismo que la inundaba hizo que una cosa tan simple como introducir la llave en la cerradura resultase imposible, y cuando al fin logró conseguirlo, alguien la agarró fuertemente por detrás empujándola a los asientos traseros de una vieja furgoneta de lunas tintadas. En ese instante…