Entradas

Mostrando entradas de enero, 2016
Soñar que vuelas tan alto que crees poder alcanzar las estrellas, que logras acariciar levemente las nubes mientras observas todo alejarse desde las alturas. Vuelas tan alto que todo el mundo se pregunta cómo lo consigues, tanto que ni la ciencia logra encontrarle explicación. Sigues volando, y cuando te detienes y miras hacia abajo, te encuentras con la soledad pero también te encuentras con la única compañía de tú y tú misma, y nadie más. Y justo en ese instante, en el que observas todo desde la distancia comprendes, comprendes que después de mucho tiempo buscándote, después de mucho tiempo estando perdida al fin consigues encontrarte, descubrir a dónde perteneces y con quién. Muchas veces no nos damos cuenta, pero hay ocasiones en las que para poder encontrarse a uno mismo y darse cuenta de lo que realmente quiere de su vida, ha de perderse mucho antes, alejarse y olvidarse de todo para poder continuar tu camino hacia delante. Y de repente, sin explicación alguna vuelves a la reali…
Mucha gente a lo largo de su vida dice dejarse llevar por el Carpe Diem, por vivir el ahora, por vivir el momento y no pensar en lo que vendrá después. Pero, luego, ¿cuánta gente de verdad lo lleva acabo y deja que todo fluya?
Pues cuando ya no te queden fuerzas para moverte y decidas hacer la última balanza, dime, qué pesará más, ¿todo aquello a lo que decidiste tirarte de cabeza sin pensar en las posibles consecuencias que acarrearían esas acciones aunque luego te arrepintieses de ello? O quizá, ¿pesará más todo aquello que decidiste evitar a toda costa, todo aquello que alejaste de ti viendo como se escapaba entre tus dedos por miedos absurdos que sobrevolaron tus pensamientos, pero de lo que ahora te arrepientes por no haberte tirado de cabeza al precipicio y ver qué te deparaba?
Debemos aprender que de esta vida nadie se salva de sufrir, de caer, de equivocarse, y siendo así, ¿por qué no dejarnos sorprender por lo que nos depare la vida? ¿por qué levantarnos tras cada caída y apr…
Querida Claire: " Y " y " Si" son tres letras que en sí mismas no suponen ninguna amenaza, pero si las colocamos juntas, una al lado de la otra, podrían atormentarnos el resto de nuestra vida: ¿...Y si?, ¿...Y si?
No sé cómo terminaría su historia, pero sí que sintió un gran amor, porque nunca es demasiado tarde, si entonces fue grande, ¿por qué no iba a serlo ahora? Solo le falta valor para seguir a su corazón.
No sé que se siente al amar como Julieta, un amor por el que se abandona a los seres queridos, un amor por el que se cruzan océanos, pero quisiera creer que si alguna vez lo siento, tendré el valor de aprovecharlo. Claire, si usted no lo hizo, espero que algún día sí lo haga. Con todo mi amor, Julieta.

Microrelatos

Soñaba que se precipitaba a un vacío infinito del que no lograba salvarse. Entonces, intentó despertar pero descubrió que ya lo estaba.

____________________________________________________________________________

Tenía todo lo que un hombre puede y desea tener, pero aún así no era feliz, pues todo lo que le rodeaba era una gran mentira que lo ahogaba cada día más.

_____________________________________________________________________________

Sentía la soga al cuello, notaba como el hilo sobre el que pendía se movía bruscamente, y cuando creyó que sería el final, ella le salvó.

______________________________________________________________________________


Aprendí a ser un animal nocturno, a vivir más de noche que de día, a reír cuando en verdad solo quería llorar, a salir por la puerta a comerme el mundo sin pensar si volvería o no. Sin quererlo me hice de piedra, sin saberlo empecé a morir por dentro, muy lentamente, maté a mi alma de no poder alimentarla.
Si tuviese el poder de parar el tiempo, sabotear los silencios que se introducen en mi vida, si lograse mandar en mí misma.
Yo no quiero querer si no me quieren, no quiero ser una presa más de nuevo que pende de un hilo y que se encuentra esperando el final mientras todo se desvanece a su alrededor poco a poco.
De la vida aprendí, que hay que caer y volver a hacerlo, para levantarme en silencio como ya hice antes, sin lágrimas solo con una sonrisa.
Cada noche que pasaba ella se preguntaba que era lo que hacía mal cada segundo que pasaba con él, ella pensaba que quizá eran invenciones suyas y todo era perfecto, y que cuando se separaban no podían vivir el uno sin el otro y se extrañaban, también creía que cuando volvieran a verse todo sería como si nunca hubiese ocurrido nada y ella diría hola, y él la abrazaría fuertemente mientras susurraba a su oído "te extrañé tanto..."
Lo bueno de todo aquello es que solo eran meras invenciones que ella hacía en su cabeza por lo que podría suceder todo lo que deseara, pero luego llegaba el momento de darse de bruces con la cruda realidad de que nada es perfecto, y de que nada ocurre como deseas por el mero hecho de que lo sueñes así.
La lluvia caía levemente rozando sus frías mejillas mientras ella permanecía inmóvil disfrutando de la única compañía de la naturaleza y la lluvia. Nunca logró comprender por qué la gente odiaba tanto la lluvia, no sabía si los raros eran ellos o si en verdad se trataba de ella, lo único que sabía es que no había placer mayor en el mundo para ella que sentir la lluvia precipitándose y acariciando su piel como frías caricias.
En el fondo, lo único que necesitaba era un abrazo que le hiciese sentir que todo estaba bien, que nunca ocurriría nada porque él estaría allí para protegerla. Solo necesitaba saber cuál había sido el motivo para que dos personas que fueron todo acabasen siendo nada, necesitaba saber qué había hecho mal, y cuanto más tiempo transcurría sin saber la respuesta a esa pregunta que tanto la atormentaba día y noche más negro se hacía su interior.
No podía soportar la idea de no poder hacer nada para cambiarlo, de no lograr que por una vez se sintiese orgulloso y fuese esa persona que está en primera fila aplaudiendo sus logros hasta el final en vez de marcharse entre las sombras en los momentos más importantes.


Reflexiona un poco

¿Qué pasaría si mañana fuese el último día que pasases en al tierra? ¿Qué pasaría si todos los planes de futuro se redujesen a unas pocas horas? ¿Qué pasaría si fuese tu última oportunidad de vivir el momento? Dime, ¿qué pasaría?
Si mañana todo se acabase y se esfumase, si mañana no quedase nada de lo que preocuparse, si no hubiese un futuro cercano, ¿te irías satisfecho con lo vivido hasta ahora, o, por el contrario, cambiarías algo de tu vida de lo que no estás contento?
Y si te quedasen apenas unas horas, no hay tiempo, solo el justo y necesario para disfrutarlo con las personas que quieres y de verdad te importan, ¿tienes a todas a tu lado?
Si fuese tu último día, ¿realmente lo vivirías de verdad, intensamente, sin pensar en posibles consecuencias, solamente haciendo lo que realmente te hace feliz, estando con quien eres feliz y dejando atrás todo lo demás?
Quizás, simplemente vivirías un día de monotonía más sin arrepentirte de las decisiones tomadas, de los conflictos que quedar…

Todo lo que tengo

Imagen
Hace poco tiempo que tú te marchaste, no sé por qué tanto te echo de menos si somos amigos, solamente amigos.
No sé que me pasa, que me ha sucedido.
Que triste, muy triste tengo la mirada tanto que la gente me dice qué pasa y a ellos les digo que he enloquecido por alguien que nunca hubiese creído.
Todo lo que tengo a ti te lo doy, si me dices ven yo contigo me voy. Tenerte yo quiero, llenarte de besos, decir que te quiero.
Cuento los segundos que te tengo lejos, mi mente despierta y me siento muy lento. Pensar en tenerte, mira lo que siento quién fuera tu risa y quién fuera ese beso.
Espero y espero sin ver el momento de estar junto a ti, decirte lo que siento. Se juntan los días, las noches, los sueños y en mi corazón se enredan los momentos.

Breve Historia

Era una noche oscura y lluviosa de otoño en el barrio de Manhattan, cuando Linsey volvía del trabajo andando pues perdió el último autobús que llevaba a su casa. Estaba a un par de manzanas apenas de llegar cuando empezó a notar una extraña sensación que la invadía el cuerpo, como si alguien estuviese respirando en su nuca, presentía como que alguien la seguía y llevaba haciéndolo largo rato unas cuadras más atrás.
Linsey empezó a pensar en las advertencias que su madre le había dado cuando le contó que se mudaba a la gran ciudad, pero ella hizo caso omiso a su madre y a sus advertencias. Tal vez, si le hubiese hecho caso en aquel momento, no hubiese ocurrido lo que más tarde en el día ocurriría...
El nerviosismo que la inundaba hizo que una cosa tan simple como introducir la llave en la cerradura resultase imposible, y cuando al fin logró conseguirlo, alguien la agarró fuertemente por detrás empujándola a los asientos traseros de una vieja furgoneta de lunas tintadas. En ese instante…