Entradas

Mostrando entradas de abril, 2016

New Beginnings

Todo comenzó como comienzan las cosas que no tienen mucho sentido, de improviso y sin que te lo esperes...
Un nublado día de septiembre de 2003, Helena se disponía a comenzar su nueva vida después de varios meses escondida en la penumbra de la soledad y del miedo, se decidió a abrir sus alas y echar a volar...
La vida de Helena no había sido de las peores, pero tampoco de las mejores,  digamos que simplemente en su camino tuvo que hacer frente a unas cuantas piedras que quisieron hacerla caer pero que al final no lo lograron.
Tocaba empezar de cero, cambio de aires, cambio de vida, un lugar nuevo, personas nuevas a las que conocer, de lejos la perspectiva no estaba nada mal, ¿Verdad?
Helena iba caminando hacia su nueva vida, cuando algo, o más bien alguien, se cruzó en su camino, y aunque ella aún no lo sabía, pondría su mundo patas arriba...


Efímero

Dicen que en la vida, nada dura para siempre, que nada es eterno y por lo tanto, todo tiende a su fin que puede ocurrir más tarde o más temprano, pero que al fin y al cabo ocurrirá...
Cuando llega ese fin, y es hasta el último instante cuando logras aceptar lo que está pasando, hasta el último instante piensas que todo se trata de una especie de pesadilla extraña que juega con tus pensamientos...
Llegó el fin, eso es todo, se acabó, y es ahí cuando los recuerdos corren por tus mejillas, todos los momentos que se fueron con esa persona y que nunca volverán, pero que permanecerán en tu memoria encerrados bajo llave para que no logren escapar.
Las despedidas, y los finales, cuando son para siempre, nunca me gustaron, pero por ello nunca será el final mientras todos esos recuerdos y momentos vividos permanezcan encerrados en mi memoria, nunca se irán, nunca se olvidarán.

Paulo Coehlo

Imagen

Reflexiona.

Cuando miras a través de la ventana, con la única compañía de una taza de café y un buen libro, o quizá un ordenador para escribir, te vienen a la mente cientos y cientos de pensamientos tan diversos como simples y complejos, un coctel en el cual se mezclan memorias, recuerdos, personas, canciones... Un coctel, que cuanto más lo tomas, más se te nubla la mirada, más aparecen esos pequeños ríos que rozan tus mejillas por un "tonto" recuerdo o pensamiento que se te metió en el ojo, y como molesta...
Un cúmulo de cosas que se mezclan en tu cabeza, y te hacen pensar, y pensar, y replantearte muchas cosas acerca de tu vida, del camino que has recorrido, del punto en que te encuentras, de las encrucijadas de las que debes salir, del camino que aún queda por recorrer... Y suele ocurrir, en estos momentos, que se une a la fiesta una compañía más, la nostalgia, la tristeza, la alegría y es cuando pareces una loca mirando por la ventana, mientras lloras desconsoladamente y ríes a carc…

Problems.

El problema de todo comienza cuando pones altas expectativas en alguien que sabes no será capaz de cumplir, y es ahí cuando vienen el resto de problemas, las decepciones, las discusiones... Pero, en realidad, de quien es el problema en el momento en que las decepciones y las discusiones llegan, es de la persona que te ha decepcionado o quizá no es sino tu culpa por esperar demasiado de alguien. Y, es que, en muchas ocasiones pensamos que todo el mundo actuará como tú lo harías, que se comportarán como tú harías, que si alguien estuviese mal irías sin pensarlo ni dos milésimas de segundo a apoyarle y ayudarle con una sonrisa y un abrazo, y el problema llega cuando esperas a que eso mismo ocurra cuando tú eres ese alguien.
Entonces, ¿tiene esa persona realmente la culpa? Quizá si, nadie lo discute, pero quizá no es más que tuya por haber esperado que la gente actuará como tú, o que harán lo que esperas que haga, porque  por suerte o por desgracia, las personas aún no tenemos el "su…

Yo no debo nada a nadie

Todo el mundo tenemos nuestros momentos de debilidad, nuestro momento de rebosar el vaso y decir "Se acabó, mi paciencia y mi límite se termina aquí y ahora mismo." y no por ello somos mejores o peores personas que otras, sino que simplemente nos hartamos de aguantar actitudes y desprecios que no creemos merecer ni merecemos.
La gente a tu alrededor dice no ser la culpable y suelen acarrear los problemas de tu vida a ti mismo, que la situación en la que estás sola y únicamente la has provocado tú y se creen además, poseedores de la razón y la verdad sobre todo, dejándote a ti por menos o menospreciando lo que haces.
Todos, y sino es así que alguien lance la primera piedra, hemos vivido uno de estos momentos y cuando lo único que necesitábamos era a alguien, no lo hemos encontrado, y cuando lo único que necesitábamos era un abrazo, nadie nos lo ha dado, y cuando lo único que necesitábamos era un todo va ir bien, no lo escuchamos en boca alguna. Pero cuando el vaso rebosa, si …