Deberíamos empezar a aprender a dejar ir aquello que ya no quiere estar pero, ¿cómo dejas ir algo que quieres tanto? Mucha gente dice que el mayor gesto de amor que una persona puede hacer hacia aquella persona que quiere es desaparecer de su vida, simplemente irse.
Pero al final del día, simplemente somos personas que sienten, que quieren, y que por mucho que intenten no pueden ni quieren dejar ir aquello que les hace feliz. Todo el mundo busca ser feliz en esta vida, y si alguien te hace más feliz por qué renunciar a eso.
La teoría siempre es muy fácil de digerir, aprender cómo funciona pero es que la práctica se complica, te ves envuelto en una encrucijada de qué hacer, si lo que la cabeza te dice, o en cambio, seguir lo que dicta tu corazón.
Si decides ignorar lo que dice tu corazón para desaparecer de la vida de alguien por su felicidad o bienestar y seguir a tu cabeza, no va a ser fácil, te lo aseguro. Pasarás días mejores y peores, pero al fin y al cabo, cuando pase el tiempo y veas todo el camino recorrido te darás cuenta que no sólo tú has conseguido avanzar y mejorar sino que además agradeces haber tomado esa decisión.
El corazón tiene cosas que la razón no entiende, y el corazón siempre va a querer intentar lo imposible por estar bien con esa persona que quiere, por mucho daño que eso conlleve para su persona, por eso a veces hay que aprender a ignorarlo aunque duela, aunque cueste.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Serendipity