Reflexiones sueltas

¿Por qué siempre suele pasar que cuando te encuentras en el mejor momento de tu vida después de una mala racha de pronto todo se desvanece?
Por qué cuando dos personas se quieren el uno al otro, no pueden estar juntos, por cualesquiera que sean las razones que lleven a ello. Por qué a veces todo tiende a ser tan complicado cuando podría ser lo más simple del mundo...
En los momentos finales de algo, del año, de una relación, de una amistad, siempre se hace balance sobre los buenos momentos, los grandes recuerdos, y también aquellos malos momentos que tiñen de negro el capítulo que te tocó vivir. Mucha gente, después de todo, siempre se queda con una ligera duda en la cabeza de "y si...", qué hubiese pasado si se hubiesen hecho distintas las cosas, qué hubiese sucedido si nos hubiésemos tirado por el precipicio sin pensarlo, simplemente viviendo el momento y dejándonos llevar, qué podrá pasar en el futuro si el destino o llámalo "X" nos juntase de nuevo...
Todas esas preguntas y dudas, pasan por tu cabeza en milésimas de segundas, un sin fin de posibilidades se presentan ante ti, pero al fin llega el momento de aceptar la situación en la que te encuentras y de entender que, las cosas no siempre duran para siempre, ni en ocasiones unos meses, pero hay que aprender a olvidar y avanzar, y aceptar la realidad y que cuando una puerta se cierra, se abren otras cien oportunidades nuevas en las que tú decides que quieres escoger.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Serendipity