En el fondo, lo único que necesitaba era un abrazo que le hiciese sentir que todo estaba bien, que nunca ocurriría nada porque él estaría allí para protegerla. Solo necesitaba saber cuál había sido el motivo para que dos personas que fueron todo acabasen siendo nada, necesitaba saber qué había hecho mal, y cuanto más tiempo transcurría sin saber la respuesta a esa pregunta que tanto la atormentaba día y noche más negro se hacía su interior.
No podía soportar la idea de no poder hacer nada para cambiarlo, de no lograr que por una vez se sintiese orgulloso y fuese esa persona que está en primera fila aplaudiendo sus logros hasta el final en vez de marcharse entre las sombras en los momentos más importantes.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Serendipity